Fueron 25 billones (25.000.000.000.000) de cubitos los que tuvieron que romperse para que Curiosity llegara a su final. Sin duda un verdadero desafío teniendo en cuenta que cada clic rompía un solo cubo.

En fin, para aquellos que no saben qué es Curiosity, es un juego creado por Peter Molyneux donde hay que ir destruyendo una por una las capas que conforman el cubo maestro.



¿Qué tiene de entretenido esto? Que al romper el último cubo minúsculo se revelaría el secreto y la persona que lo descubra podría revelarlo al mundo o guardárselo para sí mismo. Sin demorar más, Bryan Henderson fue el último en destrozar el último ladrillo y se encontró con el siguiente VIDEO.

Resumiendo, la nota dice que el ganador del desafío será participe en el nuevo juego que se lanzará desde la empresa. Pero no sólo tomara un rol fundamental en la jugabilidad, sino que cada vez que el juego genere ganancias será participes en tales. Teniendo en cuenta el alcance que suelen tener estos títulos, no pasa desapercibido este dado.

Pese a que el secreto ya fue descubierto y la atracción principal del juego en cierta manera se perdió, Curiosity es una alternativa entretenida para probar durante quince o veinte minutos, hacer mil clics y ver de qué va todo el juego.